Informática para médicos


Cómo hacer más cómoda la escritura de los nombres interminables de enfermedades y síndromes

Cuando un médico debe escribir un artículo sobre una o varias patologías, los nombres largos se hacen tediosos de escribir una y otra vez.

Además de la pérdida de tiempo que supone tener que escribir una y otra vez el nombre de una enfermedad, algunos epónimos pueden dar lugar a erratas tipográficas (por ejemplo, "enfermedad de Creutzfeldt-Jakob"). Las siglas pueden ayudarnos (ECJ), pero no conviene abusar de ellas, porque el lector puede acabar perdiéndose, lo que le obligaría retroceder para recordar qué significa una sigla (algo todavía más incomodante).

En los programas de Office existe una función muy práctica que está pensada para otro uso, aunque podemos aventajarnos de ella para que escriba por nosotros los nombres o palabras largas, como cerebrovascular, diabetes mellitus, síndrome de Guillain-Thaon, etc.

Las Opciones de Autocorrección permiten transformar una secuencia de texto en otra, de modo que podemos configurarlas para que cuando escribimos "cbv", automáticamente lo cambie a "cerebrovascular", o "dmel" por "diabetes mellitus", o "sindgt" por "síndrome de Guillain-Thaon". Cada médico tiene sus propia lista de vocablos extensos o recurrentes.


Para conseguir este efecto, la forma más sencilla es acceder a las Opciones de Autocorrección desde el menú Herramientas (de Word o de cualquier otro programa de Office), marcar la opción "Reemplazar texto mientras se escribe" y rellenar las casillas "Reemplazar:" y "Con:". En la primera debemos poner la secuencia abreviada y en la segunda, el nombre largo y completo de la enfermedad en cuestión.

Por ejemplo, en el caso de la imagen hemos ordenado que, a partir de ahora, cuando escribamos "cdj" automáticamente se transforme en "enfermedad de Creutzfeldt-Jakob".

A partir de ahora, SIEMPRE se transformará la secuencia corta en la larga, por lo que hay que tener cuidado de no programar secuencias cortas que existan realmente, de lo contrario se nos convertirán en la larga aunque no queramos. Es decir, que no podemos hacer que se conviertan las siglas en la versión larga del nombre, porque cuando realmente queramos poner la sigla, ésta se nos transformará sin que lo deseemos (tendremos que volver a escribirla). Por tanto, sugerimos que las secuencias cortas sean fáciles de recordar pero que no existan. Por ejemplo, "dmel" por "diabetes mellitus".

Por cierto, para los que ya supieran este truco pero lo emplearan mediante las "Etiquetas Inteligentes", deben tener en cuenta que Word 2007 elimina esta función, de modo que sólo queda el recurso de la Autocorrección.