Informática para médicos


-¿Apagar? -¿Suspender? -¿Hibernar? -¿Dejarlo encendido?

Decida qué opción de apagado del PC emplear conociendo las características de cada una.

En principio, para ser política y ecológicamente correctos, lo que no hay que hacer nunca es irse de la consulta y dejar el ordenador encendido, a menos que sea estrictamente imprescindible. El gasto innecesario de energía repercute tanto al medioambiente como al bolsillo del usuario. Por tanto, mejor no decantarse por esta opción.

Así pues, queda el apagado completo, la suspensión y la hibernación.

Vamos a lo fácil: un médico que llega a la consulta y ya tiene la sala de espera abarrotada no puede permitirse perder esos 2 o 3 minutos que tardan en arrancar algunas máquinas (en ese tiempo, según el gobierno, hay tiempo de visitar a un paciente!). Por tanto, mejor no apagarlo por completo y decantarnos por una de las dos opciones de suspensión que ofrece Windows.

Suspender: La opción "Suspender" es un modo en que el equipo se queda en un estado de bajo consumo (apenas unos vatios). El sistema operativo se -€œapaga-€ de forma que únicamente la memoria RAM sigue manteniendo la alimentación eléctrica a fin de conservar el último estado de trabajo. También los periféricos (monitor, etc.) entran en espera o Stand-by. Al pulsar una tecla o el botón de encendido, el equipo vuelve a su funcionamiento normal en apenas 1 o 2 segundos y se puede continuar donde el usuario lo dejó. La suspensión es adecuada cuando se va a abandonar el equipo sólo durante unos minutos (a tomar un café, a la fotoco
piadora, a hablar con un compañero, etc.) porque el PC sigue consumiendo energía. Si se desconecta el PC de la corriente (con un enchufe múltiple con interruptor, por ejemplo) se pierde todo lo que no se hubiera guardado antes de la suspensión, ya que el sistema operativo no se-  ha cerrado debidamente. El siguiente proceso de inicio será normal y corriente.

Hibernar: La hibernación es similar a la suspensión, pero con la diferencia de que todo el contenido de la memoria RAM se vuelca al disco duro y el ordenador se apaga efectivamente, igual que con Apagar. En cambio, al encenderlo de nuevo, no es necesario que todo el sistema se inicie, sino que Windows carga el contenido de la memoria RAM desde el disco duro y se puede continuar exactamente donde se quedó. Esto reduce el inicio del PC a 10-20 segundos. Así se ahorra tiempo y también energía, ya que el habitual inicio largo de
l ordenador no se efectúa. En Windows Vista, hay que hacer clic en Iniciar y luego en el botón con las opciones de apagado; seleccione Hibernar. En Windows XP se puede hibernar el PC con clics en Inicio y Apagar equipo. Luego pulse la tecla Mayús y el botón Suspender se convertirá en Hibernar. Si no aparece la opción es que está desactivada la función de hibernación en el XP. Para activarla, hay que hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el Escritorio y seleccionar Propiedades -€“> Protector de pantalla -€“> Energía. En la pestaña Hibernación hay que activar Habilitar hibernación. En el disco duro se creará un fichero oculto llamado hiberfll.sys que tendrá el mismo tamaño que la cantidad de memoria RAM que haya instalada en el PC.


Si no aparece la opción hibernar en Windows Vista, lo más fácil es configurar la acción del botón de apagado que se encuentra en el menú Inicio. Para ello hay que ir a Inicio --> Panel de Control --> Opciones de Energía y cambiar la configuración del Plan de Energía que tengamos activado. Dentro de la ventana de configuración del plan, hay que hacer clic en "Cambiar la-  configuración avanzada de energía", desplegar el elemento "Botón de encendido y tapa" y cambiár la configuración de "Acción de botón de encendido", poniéndola a Hibernar, si es que no lo está. A partir de ese momento (y tras un reinicio del ordenador, por si acaso), cuando le demos al botón de apagar de Windows Vista, el equipo hibernará.

Desde este artículo recomendamos utilizar la opción Hibernar siempre que haya espacio de sobras en el disco duro (se utilizarán entre 1 y 4 gigas).