Informática para médicos


Cuando ya no hay solución aparente y creemos que hemos perdido todos nuestros datos... quizá quedan todavía un par de alternativas

Tenemos un virus. Nos ha destrozado el ordenador y no nos deja acceder a nuestros preciados archivos de historias, imágenes médicas y otros detalles de nuestra actividad diaria, sea cual sea la especialidad. Damos por hecho que tendremos que borrarlo todo y empezar de nuevo reinstalando Windows. Pero... -¿podremos antes rescatar los documentos que hemos ido acumulando a lo largo de tantos años?

La respuesta es: depende de lo afectado que esté el disco duro y- de lo "juguetón" que sea el virus. Vamos a suponer que el programa maligno hace de las suyas apagando el ordenador a los pocos segundos de arrancar, bloqueando el acceso a determinadas carpetas o anulando el acceso a internet. Es decir, fechorías que en un principio no afectan a los archivos y documentos de trabajo ni a-  la música o fotografías que tenemos almacenadas.

Para estos casos hay un par de soluciones de emergencia que quizá no se han probado todavía. Arrancar Windows a prueba de errores y recurrir a Linux, un viejo amigo que ha sacado a muchos de un apuro y que millones de informáticos utilizan como sistema operativo habitual para prescindir de Windows.

En primer lugar, cuando el nivel de arraigamiento del virus es tanto que no se puede ni- iniciar Windows,- se recomienda tratar de arrancarlo en su versión "modo seguro". Se trata de un a opción en que Windows sólo carga los controladores necesarios para un funcionamiento básico, sin red, efectos gráficos ni extras innecesarios. Lo que interesa es poder abrir el ordenador, rescatar los archivos pasándolos a un CD, DVD o lápiz de memoria y reinstalarlo todo para barrer cualquier infección informática que hayamos contraido.

Para arrancar en modo seguro hay que pulsar F8 durante el inicio del ordenador. Cada equipo se pone receptivo a la tecla F8 en un momento distinto del arranque, de modo que recomendamos pulsar F8 cada dos segundos hasta que aparezca la pantalla negra de opciones de arranque.

Si aun así, el ordenador se resiste a dejarnos ver y manipular el contenido de nuestro disco o discos duros, la segunda opción de rescate es Linux, un sistema operativo que cuenta con versiones "Live CD" (sin instalación) ejecutables desde la unidad de CD sin necesidad de pasar por el engorroso y arriesgado proceso de instalación.