Informática para médicos


La consulta al dermatólogo, posible incluso desde un móvil

En artículos anteriores se da a conocer las posibilidades de la telemedicina. Ahora contemplamos las bondades de la red en la práctica de la dermatología: la teledermatología ya es una realidad.

La dermatología es una de las especialidades médicas que más se beneficia de la telemedicina. Actualmente, un paciente puede contactar con su médico de confianza y enviarle una foto de una lesión de la piel de la que pueda sospechar, o de cualquier otro signo dermatológico que merezca la atención de un profesional. La telemedicina hace años que se utiliza y, desde que se inventara en la Segunda Guerra Mundial como medio de apoyo para mejorar la asistencia médica de los soldados desplazados a zonas aisladas, no ha dejado de avanzar. Ahora la novedad es que, incluso usando un teléfono móvil, puede realizarse una consulta a un especialista a distancia.

Evidentemente, la inspección ocular debe ir seguida de un protocolo de exploración guiado por el mismo facultativo, quien determinaría un diagnóstico o, en caso de duda, podría citar al paciente de forma presencial en la consulta.



Teledermatología de médico a médico

Una de las aplicaciones más interessantes de la teledermatología es cuando se utiliza entre médicos. Por ejemplo, desde la consulta de un médico de familia, para solicitarle si el caso que está visitando en ese momento merece derivación o no. Esta metodología, bien aplicada, podría suponer un importante ahorro de tiempo y dinero (hasta un 40%).

Simplemente necesitamos una cámara digital o incluso un móvil que disponga de cámara de fotos y de un software protegido para enviar la consulta. En el caso de un tumor de la piel como por ejemplo un lunar -€œsospechoso-€ además puede usarse un dermatoscopio, microscopio especial para el examen de la piel, que permite una valoración mucho más precisa de la lesión. El médico o enfermera aplican el dermatoscopio encima del lunar y realizan la fotografía que se remite, junto a una breve información, de forma telemática al especialista para su valoración.

El dermatoscopio es un instrumento pequeño y manejable que cuenta con una lente de gran magnificación acompañada de una luz tipo -€œled-€ que permite al dermatólogo valorar con claridad si un lunar es sospechoso o no. Esta simple prueba tiene un índice de acierto superior al 90 por ciento. Además usando este aparato con un método simplificado, se ha demostrado que es posible realizar un buen cribado del cáncer cutáneo en atención primaria. Si la lesión es sospechosa entonces puede remitirse al especialista una imagen a través de un sistema informático diseñado para este fin para su valoración. Éste especialista, una vez analice la imagen, decidirá si el paciente necesita una visita urgente o incluso programar una visita para su extirpación en el hospital. -€œEl circuito es totalmente seguro, porque trabajamos con información muy sensible y debemos garantizar la privacidad para que la información no acabe circulando por -€˜la red-€™-€, señala Josep Malvehy, director de la unidad del melanoma del hospital Clínic de Barcelona. -€œNo todos los casos son claros incluso para el especialista. En ocasiones es importante que un segundo especialista revise el diagnóstico, o que un centro pequeño pueda consultar a los mejores dermatólogos de un gran hospital. Este método es una gran ayuda para detectar a tiempo un melanoma maligno pero es también puede ser un avance para muchas otras enfermedades de la piel-€.

 

Más información: Teledermatology (en inglés) - Artículo Teledermatología, de Josep Manel Casanova Seuma et al. (Ref: Med Cutan Iber Lat Am 2005;33(2)53-64).